Periodoncia, encías sanas y fuertes

“… porque te hago saber Sancho... que la boca sin muelas es como molino sin piedra.
  Y en mucho más se ha de estimar un diente, que un diamante…”


Miguel de Cervantes Saavedra

La periodoncia se ocupa del tratamiento de las encías y el hueso de soporte de los dientes. Su enfermedad provoca en fases avanzadas, la pérdida de los dientes. Por ello es de vital importancia diagnosticar y tratar la patología periodontal en sus fases iniciales.

Muchas personas no son conscientes de que tienen problemas de encía ya que estas enfermedades no producen dolor, por lo que su diagnóstico es casi siempre tardío.

¿Cuáles son los signos de alerta de esta enfermedad?

Si crees tener alguno de estos síntomas, nuestra especialista y máster en periodoncia por la Universidad de Barcelona, Dra. Sarriegui te indicará el tratamiento más adecuado para combatir esta enfermedad, restaurar la salud a los tejidos y volver a masticar y sonreír con tranquilidad.

La enfermedad periodontal engloba diversas situaciones diferentes.
Las dos más importantes y frecuentes son:

Gingivitis: inflamación de las encías, con enrojecimiento, posible sangrado al cepillarse, cambio del perfil con retracción y exposición de las raíces.

Periodontitis: tras una gingivitis no tratada, puede afectarse el hueso de soporte de los dientes, que se va destruyendo dejando al diente sin sujeción y débil. Los dientes pueden desplazarse, molestar al masticar y aparecer espacios entre los dientes.

El abordaje terapéutico dependerá de un diagnóstico correcto, tanto en el tipo de enfermedad periodontal, como del estadio en que se encuentra y que factores lo pontencian.

Hay tratamientos para detener la enfermedad propiamente dicha, los curetajes y la cirugía periodontal básica, y otros para regenerar en la medida de lo posible el tejido de apoyo perdido, la cirugía peridontontal regenerativa.

Los curetajes nos ayudan a eliminar el biofilm y el cálculo (también conocido como sarro) que ha invadido las superficies radiculares y que provocan la reabsorción del hueso. Si esta invasión es extensa y ha generado bolsas muy profundas, tendremos que plantear un segundo abordaje quirúrgico para acceder al cálculo más profundo.

Una vez restaurada la salud de las encías es igual de importante el mantenimiento y control de la enfermedad por parte de la periodoncista con visitas periódicas que se marcarán con el paciente de forma individualizada.

La cirugía periodontal regenerativa, trata como su nombre indica de regenerar el tejido óseo perdido para mejorar a largo plazo el pronóstico de las piezas afectadas.

Preguntas frecuentes

¿Es normal que sangren las encías al cepillarse los dientes?

No. El sangrado de las encías es uno de los síntomas de alerta de la enfermedad periodontal. Este sangrado, normalmente, es producto de la inflamación que produce la acumulación de placa entre los dientes y la encía.

 

En muchas ocasiones, los pacientes nos relatan que dejan de cepillarse los dientes porque ese sangrado les asusta. Todo lo contrario, en situaciones de sangrado el cepillado en esta zona debe ser más insistente para minimizar lo que nos provoca esta situación aunque es el profesional quien dará solución definitiva a esta situación.

 

¿Qué puedo hacer para prevenir la enfermedad periodontal?

Para prevenir la enfermedad periodontal, debe eliminar la placa dental de dientes y encías diariamente, es decir cepillarse correctamente y usar algún instrumento de higiene interdental (hilo de seda, cepillo interproximal, chorro de agua).

 

Además, realizar una visita periódica al dentista para eliminar la placa dental acumulada antes de que le perjudique. Es muy difícil para uno mismo realizar una completa eliminación de placa dental porque la suciedad y el cálculo no sólo se acumulan sobre los dientes, sino que también lo hace entre la encía y los dientes.

 

Aunque nuestra higiene oral sea exquisita, necesitaremos la ayuda de un profesional para eliminar los cúmulos de placa que se vayan depositando.

 

¿Qué afectación tiene el tabaco en la enfermedad periodontal?

Los estudios demuestran que el tabaco es uno de los factores de riesgo más significativos en el desarrollo de la enfermedad periodontal.

 

Las personas fumadoras tienen más probabilidades de que se formen cálculos alrededor de los dientes, que aparezcan bolsas más profundas entre la encía y el diente y que se destruyan los tejidos que aguantan los dientes.

 

El tabaco altera las defensas locales en la zona de las encías y permite que las bacterias acumuladas sean más agresivas. El sistema inmunológico llega más tarde y debilitado lo que permite a la placa dental bacteriana actuar, con más perjuicio para la conservación de los dientes.

 

Además, los componentes del tabaco (alquitrán, nicotina, etc …) hacen que el hueso que apoya los dientes se vea alterado en modo de reabsorción ósea y, por tanto, puede hacer que se altere la funcionalidad de estos dientes.

 

Todos los pacientes fumadores que se sometan a un tratamiento, ya sea de periodoncia, cirugía, implantes, etc… es importante que sean conscientes de que el tabaco puede afectar de manera muy negativa al éxito del tratamiento que se realice.

 

La Periodontitis o Gingivitis, ¿Son contagiosas?

La enfermedad periodontal es de origen bacteriano y por tanto transmisible o contagioso a través de la saliva. Pero para que esto ocurra la persona receptora tienen que ser genéticamente susceptible a estas bacterias.

 

Esto implica que cuando una persona entra en contacto con la saliva contaminada, hay riesgo de contraer la enfermedad periodontal.

 

Por tanto, no es extraño que familias enteras se sometan a un tratamiento periodontal. Es recomendable que cuando a una persona se le diagnostica la enfermedad, sus familiares se realicen una revisión.

Comparte